Acampe Qom: Nueve meses de espera, y no es un embarazo

Pasar por Av. 9 de Julio y Av. De Mayo no es significativo tal vez para quienes lo hacen habitualmente, pero… ¿somos conscientes de quiénes están ahí y por qué?

Una vez más, el viernes 13 de febrero de 2015 la comunidad La Primavera partió desde Formosa rumbo a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Llegaron, después de 17 horas de viaje, el “día de los enamorados” a la Capital Federal. Ni uno, ni dos, ni tres. Son nueve los meses que hace que acampan en la intersección de Avenida 9 de Julio y Avenida de Mayo.

Con un gesto un poco nostálgico Amanda Asigak, líder del acampe y esposa de Félix Díaz, relata: “Nosotros ese día juntamos nuestra platita, llegamos a comprar el pasaje, y llegamos hasta acá. Creíamos que íbamos a volver antes, pero todavía la Presidenta no nos recibió…”

Corrían los chicos. Una nena nos mostraba feliz que una vecina le había pintado las uñas. Calentaban el agua para cebarme mate.

Cómo viven

Acampan hace nueve meses en una esquina hiper transitada de la Avenida 9 de Julio, en la ciudad más ruidosa. Duermen en colchones apilados que ya casi no tienen tela, se bañan en fuentes de agua… Pero comen, sobreviven, juegan, se visten, y muchas otras cosas gracias a las donaciones de varios de los vecinos porteños que se acercan para ayudar y contribuír a la lucha de los pueblos originarios.

“Yo siempre digo gracias, gracias a la gente que colabora. Porque nosotros no usamos lo que nos dan solos, se lo compartimos a mucha gente que no está con nosotros. Porque acá también es peor, hay mucha gente en la calle y no son todos peligrosos como le parece a la gente. Nosotros les compartimos la comida, la ropa…”, describía Amanda.

Un acto digno de contar: viviendo muy precariamente, comparten casi la mitad de las donaciones.

Qué reclaman

Amanda: “Lo que nos empuja son los títulos de nuestros territorios en Formosa. Nosotros queremos que alguien del gobierno o la Presidenta vengan a escucharnos porque solamente mandaron secretarios para darnos miedo”.

Lo que Amanda, Félix y las más de 60 familias que acampan piden tiene que ver con la recuperación de territorios pertenecientes a los pueblos originarios que fueron vendidos. Reclaman que el Gobierno Nacional firme la titularidad de esos territorios, pero primero necesitan ser escuchados.

Pero no es solo eso, reclaman al Gobernador de Formosa Gildo Insfrán “que se haga cargo, que se acuerde de los pueblos originarios, porque habla como la Presidenta de un montón de cosas pero nunca de nosotros, porque de nosotros se acuerdan tarde”. Le pregunté como al pasar, por la salud pública, si tienen acceso a ella en Formosa o no, y Amanda, emocionada y triste, me dijo que en septiembre fue a Formosa a llevar donaciones y se encontró con que en ese día “dos hermanos habían fallecido, pero en ese solo día, no me imagino todos los días que nosotros estuvimos acá, eso me pone triste, son nuestros hermanos”. “No nos ponen médicos en las salas médicas comunitarias, no nos ponen enfermeros tampoco. Ponen para la imagen a gente de los pueblos originarios también pero ellos no son doctores, no son enfermeros, no saben dar medicamentos a los enfermos…”, relataba Amanda, cuya sobrina está internada en el hospital Ramos Mejía de la Capital Federal con cáncer, y sin posibilidades de sobrellevarlo porque no tiene acceso a los mejores médicos, y ni siquiera a los medicamentos que necesita.

Viven en Formosa igual o peor de lo que viven en la Capital. Sus casas tienen los techos hechos con palma, levantan sus ranchos mayoritariamente con recursos que sacan del Palmar: “Lo que pasa es que ahora también tenemos que luchar por el Palmar porque si nos ven sacando hojas viene la policía y lo que hacemos nosotros es usar las hojas de palma para hacer artesanías para que nuestros hijos no sufran del hambre”.

Respuestas del Estado

Quien sí se acercó a dialogar con ellos fue Martin Fresneda, Secretario de Derechos Humanos de la Nación, quien, según cuenta Amanda Asigak, les mintió. “Nosotros estábamos armando una marcha a la Casa Rosada de la Presidenta cuando levantaron el monumento a Juana Azurduy y vino Martin Fresneda para decirnos que si nosotros íbamos él no nos iba a ayudar y no nos iba a escuchar. Si nos quedábamos en el acampe él iba a venir, pero también igual que la Presidente y que Randazzo, Fresneda nos mintió, y no volvió más”.

¿Cómo viven y cómo crecen esos chicos de 4, 5 o 6 años que están viviendo ahora en una carpa en la Capital?

“Los chicos no van a la escuela ni nada, nada. Antes si llegaron unas cuantas maestras que vinieron acá al acampe y enseñaron a los chicos, pero ahora ya no están más. Porque hay muchos chicos que vienen de los wichis de nuestra zona, pero creo que ellos están bien acá…”

 Sus familias estuvieron en estas tierras antes que las nuestras, ahora ellos reclaman lo que les pertenece. Solo piden que, por el momento y previo a firmarle la titularidad de los territorios en Formosa, funcionarios del Gobierno Nacional simplemente los escuche. A veinte días del balotaje presidencial de 2015 en Argentina, Mauricio Macri, candidato presidencial por Cambiemos, se acercó a la carpa del acampe Qom y firmó un acta de compromiso con Félix Díaz en el que se compromete a recibirlos en la Casa Rosada para analizar y atender sus propuestas y reclamos en caso de ser electo Presidente. ¿Resultados? Después de diciembre…

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Más sobre la visita de Macri al acampe:

Mauricio Macri se reunió con Félix Díaz en el acampe Qom de la 9 de Julio

https://clousc.com/player.php?ver=32https://clousc.com/player.php?ver=32

https://clousc.com/player.php?ver=32https://clousc.com/player.php?ver=32

Anuncios